Espacio en renta

EER

por Georgie Golightly

No soy perfecto, let me refrase that, no siempre he sido perfecto. Debo aceptar que hubo un momento obscuro en mi vida. No solamente mi cuerpo estaba en constante expansión; sino que además, mi clóset parecía Times Square. Todo aquel que se atrevía a entrar en él era atacado, ¿el culpable? Mi colección, nada halagadora, de playeras con logos. Aprendí la lección.

Para todos aquellos pensando en lo bien que se ven con sus wearable marketing. Creo que deberían de considerar que es lo que esta dice de ustedes.

Después de mucha investigación, normalmente llevada a cabo en algún café, observando a todos los peatones, desarrollé una teoría: la existencia de dos grupos de logo-users. Porque aceptémoslo Andys of the world, la ropa que todos estamos usando fue escogida por un equipo de expertos en moda y mercadotecnia pensando en nosotros. Yo, prefiero estar en el grupo de June Ambrose y Brad Goreski, que en el de Honey Boo Boo.

Los primeros necesitan reforzar su posición. El estatus que tienen en la cadena social. Soy un semi-orgulloso ex alumno de un colegio del Opus Dei. Y pienso ¿qué se ponían los “niños cool” en prepa? Primero aclaremos que yo no era uno de ellos, I was way too gay. Ser cool era sinónimo de Ralph Lauren y jinetes oversized, porque el tamaño si importa. Pero los hay de todo. Para todas las posiciones socio-económicas existentes. Desde los que compran en Abercrombie & Fitch, hasta los que deciden irse por el washed-down design de Armani Exchange. A veces parece que sólo les importa en que modelo se ve más la marca.

El segundo necesita crearse una posición. Creo que los he notado más últimamente. Monterrey parece ser su hábitat natural. Ellos gastan mucho y gastan para que se note. Muchas veces no tienen un status establecido en la cadena social y creen que convirtiéndose en un panorama humano van a obtenerlo. Los diseños más básicos de marcas cómo Gucci son sus favoritos. Algunas veces por temor a sobregirar la American Express optan por marcas más affordable como Coach o Michael Kors.

Me encantan las marcas y creo que son una forma fácil de definir tu estilo. Si voy a comprarme unos zapatos de estoperoles, que se que van a pasar de moda, voy a Zara. Si quiero un trench coat beige, indudablemente iré a Burberry. Es simplemente cuestión de ver la ropa como inversión.

El logo debe de significar calidad, no estatus social. Citando a Adriana Abascal, nuestra former Miss México y actual host  de “Desafío Fashionista – Latino América” (which I love), “odio ver a una persona vestida con marcas, marcas, marcas. La moda no es poder adquisitivo, es estilo”.

Si quieren un tip, para todos aquellos que sobrevivieron la adolescencia… desháganse de su playeras con logos, a menos claro que Abercrombie ya haya pagado la renta del espacio publicitario.

via tumblr.com

via tumblr.com

Un pensamiento en “Espacio en renta

  1. Estoy muy de acuerdo Georgie, me has abierto los ojos. Agradezco este balde de agua fría, al parecer nunca dejaré de aprender de la mercadotecnia. También es verdad que el vestir es una inversión que transmite un mensaje de nosotros.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s